La producción agrícola no es estática, por el contrario está en permanente evolución y la nutrición es una tecnología más que se debe integrar en estos sistemas. Partimos de que una nutrición integral es el resultado de una planificación, por lo tanto se apoya en la evaluación de diversos factores como el nivel de fertilidad del suelo, el reciclaje de nutrientes a partir de coberturas vegetales, podas y residuos de cosecha, el consumo de las cosechas esperadas, las épocas apropiadas de aplicación, las fuentes de fertilizante más adecuadas y las técnicas correctas de aplicación de los fertilizantes. Sustentado en esto se generan varias ventajas como:

  • Evita la sobredosificación y desperdicio de nutrientes.
  • Disminuye sustancialmente el riesgo de contaminación ambiental.
  • Se orienta a los máximos rendimientos optimizando los recursos nutricionales.
  • Beneficia económicamente al productor.
  • Logra una nivelación adecuada de los nutrientes en el sistema productivo, evitando desbalances, deficiencias o toxicidades nutricionales.
  • Se adecúa a cualquier cultivo y sistema de producción.
  • Mantiene la fertilidad del suelo y en algunos casos puede llegar a mejorarla.
  • Favorece la sanidad de los cultivos.

Para potenciar estos beneficios y mantenerlos en el tiempo se requiere constancia en la adopción, puesta en práctica y aplicación de los planes integrales de nutrición. 

______________________________________

MANEJO INTEGRADO DE NUTRIENTES: Retos para una caficultura rentable y sostenible. Avances Técnicos CENICAFÉ #479. CENICAFÉ (2017). En:https://www.cenicafe.org/es/publications/AVT0479.pdf

One thought

Deja una respuesta